--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

miércoles, 10 de febrero de 2010

20.000 millones de dólares al año PARA "SER PERSONA" NO ES IMPRESCINDIBLE NI NECESARIO "SER RICO" O "SER GUAPO"
Con el dinero que el mundo se gasta en estética, sí, mucha pobreza se eliminaría; pero... ya está inculcado como medio "de poder": un niño piensa que él es más importante con cierto estilo de peinado -de los de la moda-, también una adolescente "triunfar en el amor" con los iguales labios que tal actriz e, incluso, una anciana ser ella guapa con "una joya" -no con sus hechos o con cualidades propias-...

5 comentarios:

Silvia Loustau dijo...

Intersante tema, se valora la belleza, la belleza vacia de la apariencia, la eterna juventud. Tiene que ver con los valores que esta sociedad impone, les recomiendo la lectura del libro La Sociedad Liquída, del sociólo Baumann, estos temas estan analizados en profundidad.
Cordialmente,

Silvia Loustau

José Repiso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Repiso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Repiso dijo...

Gracias, amiga Silvia, de corazón, por tus atenciones a lo que causa... injusticias (mientras otros atienden a seguirlas -consentirlas- o a causarlas).
En la naturaleza, que es lo único que tenemos -de donde venimos y hacia donde vamos- "todo es bello" porque se muestra sorprendente y, además, tal como es, sin ya DETERMINAR -como lo hacen los seres humanos, y con el poder del mercado- "lo que sí y lo que no" para sólo crear discrimaciones -en inevitable intención en el subconsciente social-, que son injusticias beneficiando a unos y condenando a otros (algo gratuito, que crea sólo el ser humano).´
Ánimos.
José Repiso

José Repiso dijo...

La forma de ser y de luchar en todos los seres humanos ES DIFERENTE; claro, es dignamente diferente la manera del tono y del decir de cada cual. No existe ni puede imponerse una homologación y excluir -o exterminar- las otras.
Sin embargo, para un conde, para él, no le gusta que le hables -tú- más que en ese tono lo más parecido a un "vasallo", pues ya lo demás le será ofensa o... insulto; igualmente, para un dictador, sólo en un tono parecido al de la obediencia, et.
Es decir, los tonos -que son un derecho de la manera de ser- molestan por intolerancias, porque... no gustan o porque no se arrodillan ante nada o ante las injusticias.