------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

domingo, 30 de junio de 2013

Un modo de actuar, sólo cuando se generaliza a favor del reconocer una razón,  consigue plenamente una justicia; mientras, no.
Así es, toda gran  injusticia ha permanecido  objetivamente sólo por un mal actuar generalizado -o realizado por la mayoría-.

sábado, 29 de junio de 2013

Poseedores del Bien:
Una vez que utilizan a un dios, a un pueblo -hablan por él-, a un ideal preconcebido como el mejor -sin mejora-..., casi todos se creen -sin pensar- poseedores del bien.
Así que se juntan, ahí, para un posible convivir, muchas clases o conveniencias del bien -en intereses de poder-; pero, teniendo en cuenta que solo un hacer es el coherente por el convivir constructivo (es decir, hay un único BIEN COMÚN o solamente hay una solución que dé el sí racional y viable al convivir); ¿cuál es el verdadero entre tantos que tienen ellos?
Aclaración: Del "ser feliz", se puede ser feliz -eligiendo- de muchas maneras; en cambio, del "ser real" no, pues tienes que ser real sin otra manera que ser real. Asímismo del "ser racional", del "ser coherente" -ya que no existe dos o veinte coherencias- o del "ser bien coherente" sin justificar ni siquiera algo que contravenga al convivir social en el contexto que hay o con los recursos del planeta Tierra (eso es una regla matemática que solo admite una solución, entre los recursos que hay, los que lo usan y cómo se usan). Sí, lo que pasa, cuando no se defiende la racionalidad, es que la misma cosa se justifica como bien o como mal según los recursos de poder y la mediación; claro, el bien está en burla "a la suerte" de eso.

viernes, 28 de junio de 2013

No, nunca puede decir alguien que "respeta" al mismo tiempo que no permite y no reconoce racionalidad -pues mentiría objetivamente-; no, nunca puede decir alguien que "no está en el prejuicio" cuando, en realidad, no está situándose con rigor en la racionalidad o en sus reglas, e inevitablemente... prejuzga -pues prejucio es, de antemano, un prescindir de juicio racional y de sus reglas-.
Como anteriormente indicaba: El gobierno chino se cree que está en la razón, los islamistas se creen que tienen la razón, los españoles que están podridos hasta la médula -y salen en televisión todos los días para disimular- se creen que tienen la razón pero, como tienen poder e influencias, IMPONEN eso, los que roban y roban se creen que tienen la razón, los partidarios de tal capricho o pedantería de poder también, etc. Lo que ocurre es que el que tiene más terreno manipulado a un máximo poder -o con usurpación de recursos- gana -el robador GANA SIEMPRE AL ROBADO-; o sea, la sociedad paradójicamente siempre ayuda a que siempre gane... ése. Pero es lógico: la sociedad de los bárbaros AYUDÓ ÚNICAMENTE a sus bárbaros, etc. Y que sufra "lo mismo"

De los deseos de muchos intereses no imprescindibles, de tener servidumbre, de usura y de codicia.

jueves, 27 de junio de 2013

ESQUIVAR LA VERDAD (maltratarla o aniquilarla):

Los que tienen las grandes responsabilidades esquivan la verdad y, luego -con lo significa eso de total crueldad-, exigen respeto, obediencia o lo que les conviene.

Se esquiva la verdad mediante:
- utilizando de fondo un "todo vale" -por una finalidad interesada- con mucha hipocresía y buenismo demagógico,
- haciendo conducir todo -cualquier verdad- hacia lo que él cree verdad religiosa, económica o ideológica -con lo que aniquila de raíz la racionalidad y todas las verdades-,
- utilizando todos los recursos de censura -el no dejar espacio a la racionalidad- para que prevalezca su montaje de poder,
- alimentar las confusiones para que lo poco que él añada de seudoclaridad  tenga un valor -es un modo de imposición-.
El poder siempre engrandece al fuerte -en alineación y en sobreprotección- y reduce al débil -de sus protestas, de su malestar que siempre molesta o de su inconformismo-.
Así es, cualquiera con poder SE ATREVE con el de abajo: la Iglesia con la mujer que pide sus derechos y no con otros poderosos, el poder islámico también con las mujeres y con los homosexuales...

lunes, 24 de junio de 2013

Actualmente existe el truco, para escapar de cualquier responsabilidad o de la mínima conciencia, del recurrir a "esto es excepcional". Así, si en un país no ha habido aún Golpe de Estado y ya lo hay, pues es "excepcional"; si en un pueblo se ha violado a una niña y últimamente no suele ocurrir, pues es un "caso excepcional"; si se roba, con una estafa filatelia, a medio millón de personas, pues es un "caso excepcional". Pero es que ¡no existen "los casos excepcionales"! (todo es excepcional, por cuanto no va a ocurrir de "la mismísima manera") y, también, para la conciencia, no debe caber "lo excepcional" EN LO GRAVE. Todos son -o somos- responsables hasta de lo que se imagine como "caso excepcional" porque, con actitudes y con acciones, tienen el deber ético de evitarlo: no consintiendo, no eludiendo protestas, no prefiriendo inacciones, indiferencias o frivolidades que sirven como "cortinas de humo" para unas irresponsabilidades en concreto. Y a nadie LE GUSTA "generalizar" porque, eso, sólo es un "modo de malestar" o una protesta legítima y eficaz desde siempre para el "mal" de "un entorno" que DEJA PASAR en irresponsabilidad LO GRAVE.
Todo, al ser irrepetible o como objeto único en su propio contexto, se puede vender o manipular como excepcional -para evitar afrontarlo o asumir responsabilidades; cualquier guerra es excepcional o cualquier grave error también-. Lo que pasa es que existen mil trucos para esquivar "santamente" cada valor ético; y los HdP totales escritores españoles y nazis de los medios españoles se los saben todos -porque los aplican-; y, así, el mundo está podrido a causa únicamente de ellos, únicamente de ELLOS.

viernes, 21 de junio de 2013

Si no sabes lo que es razón -porque no la permites-, ¿cómo vas a defender la razón?; si no sabes lo que es justo -porque lo concibes con demostrables sinrazones-, ¿cómo vas a defender lo justo? o ¿cómo vas a ver lo injusto?
¿Cómo vas a evitar hacer o ayudar a lo injusto si no ves lo injusto porque jamás cuidas lo justo y ni siquiera algo racional?

jueves, 20 de junio de 2013

¿NECESITA LA MENTIRA -por ser mentira- HACER LA PELOTA?
-Siempre, la mentira siempre necesita simpatizar o protegerse con el poder por nutrirse -permanecer-  impune y premiadamente en la sociedad, o sea, por esquivar la reprobación legal y ética. Entonces,  la mentira utiliza todos sus recursos de encantamiento, de demagogia, de teatro, de "toma y daca", de consentimiento, de bajada de pantalones, de chaqueteo, de óptima imagen -costeada a corrupción-, de movimiento rastrero o hipócrita para ello.

¿NECESITA LA VERDAD - por ser verdad- HACER LA PELOTA?
- Jamás; además, por protegerse como verdad -limpia de elementos decorativos-, no puede admitir los aspectos impositivos que el poder siempre conlleva a contraargumentación racional.

martes, 18 de junio de 2013

Cuando se actúa bien sobre cualquier injusticia -porque se comprende cómo es-, esa injusticia deja de existir. Entonces solo se trata de comprender racionalmente, no tanto de ideologías o de corporativismos.
La injusticia no se comprende porque:
-  Los derechos humanos y los valores éticos no son -en la práctica- nunca la máxima prioridad, por encima de los intereses particulares, de grupo, de religión y de cultura.
-  La razón se suprime o se amolda siempre a una mediación de privilegios -o sea, se amolda a unas influencias sobreprotegidas-.
-  La propaganda -el dar una imagen forzosa u obligada de algo- impera, reaccionando.ante la voz racionalmente individual o libre. Y se censura así -en intolerancia- de incontables maneras.

sábado, 15 de junio de 2013

SIEMPRE OCURRE LO MISMO: el no permitir. Una sociedad patriarcal o machista no permite el no machismo o la igualdad; un pueblo fundamentalista jamás permitirá la pareja no heterosexual; unos intelectuales mediatizados de mentiras jamás permitirán la no mediatización o la decencia.
Los intelectuales españoles JAMÁS DE LOS JAMASES han demostrado que permitan algo -a mí jamás me han permitido nada-; y después -con sus mentes nazis, en hechos o en acciones  objetivables- hablan y hablan y vuelven a hablar de... paz, justicia, razón, honestidad (palabras vacías en ellos o exterminadas).
Un país infinitamente injusto en lo literario: han creado un sistema totalitario -a total mentira- en donde las hienas viven a costa de destruir lo que se ha construido en miles de años y a costa del sufrimiento de los demás.  Viven de la crueldad y de la mentira.http://delsentidocritico.blogspot.com/2008/10/un-tema-sobre-literatura-la-ciencia.html
Escritores que tienen todo lo nazi en paraíso de impunidad posible: imposición, intolerancia total a la razón -pues he estudiado uno a uno y están como descerebrados en crueldad absoluta, pero en un convencimiento buenista para que garantice más impunidad- y se ríen o exterminan toda ética -por ejemplo, ¿qué es honradez para ellos en su putrefacción de aprovecharse de todo, menos de su sudor o conciencia?- Yo únicamente cada segundo de mi vida me he aprovechado de mis lágrimas y de mi sudor honrado, ¡nada más! Los escritores españoles, a total honestidad o verdad, sólo destruyen.

miércoles, 12 de junio de 2013

Siempre los ABUSOS DEL PODER son imparables (corrupciones, espionajes, medidas de antiderechos humanos, etc.) pero, durante las crisis,  aún más;  porque los recursos y los mecanismos que protegían a los ciudadanos se han reducido o se han debilitado frente a un "todo vale" de justificaciones unilaterales o "salvapatrias".
La dictadura de esas justificaciones puede cerrar medios de expresión o dejar a algunas personas sin derechos imprescindibles, algo que ni siquiera las dictaduras políticas anteriormente hicieron

sábado, 8 de junio de 2013

Siempre está el "creer" y el "creerse" como... norma; demasiados españoles se creen napoleones de la sabiduría porque muchos tienen más lengua que rigor y más cara que vergüenza, y ya no necesitan demostrar ni aclarar ni desmontar sinrazones ni defender el fondo racional siquiera porque, ellos, ya se lo creen, sí, se lo creen con todo recurso público y juego sucio e impuesto poder.
 Así, van a plena boca y calle y cara imponiendo su charlatanería y, a lo que es razón, lo fusilan. ¡Nada permiten de otra cosa! 

jueves, 6 de junio de 2013

Para el error, para la involución, para la incomprensión, para la crueldad de cualquier tipo de injusticia, siempre se recurre a lo mismo (por falta evidente de buena voluntad, de autocrítica, de sensata valoración y de conciencia): al "es que soy así".
Pero ese obsesivo -cómodo y egoísta- recurso NO PUEDE JUSTIFICAR NADA contra la razón o contra unos principios éticos; sí, tú serás "como seas" pero eso es "en lo emocional" que es inamovible -por condición genética-. Sin embargo, si ya no quieres darte cuenta de algo -atendiéndo sólo a la voluntad tuya y a la decisión del valorarlo- es porque no quieres. Así es de claro, sí, muchos viven de forma inamovible: a ideas fijas, dejándose depender de costumbres, de modas, de símbolos del cine o del mercado o del poder, etc. Esos no comprenden nada ni nada dejan evolucionar o mejorar sencillamente PORQUE NO QUIEREN -a mollera cerrada-.
Hay bastantes personas que ya, por haber siempre desprotegido a la razón y por haber impuesto demasiado por mediación o por juego sucio, únicamene destruyen de fondo, estén en donde estén, en el gobierno, todos los días engañando o robando premios o falseando con cualquier poder.

miércoles, 5 de junio de 2013

¿QUÉ IMPIDE LA LIBERTAD?
Para que algo progrese o mejore, imprescindible u obligatoriamente ha de liberarse de algo, de algo que lo sujeta para que no avance en mejoría o para que no abandone su inmovilismo de antinatura.
Estas diferentes sujeciones son -considerando que unas se adaptan y otras no-:
- Tradición o costumbre -normalmente se adapta, por desinhibición-
- Ley -se adapta a veces, conforme al poder político, autoritario o no-.
- Mito -no es un gran obstáculo, pues llega a ser compatible con la libertad, si se acepta el conocimiento abierto y racional-.
- Tabú o superstición -esta sujeción es de las más peligrosas, ya que anula la razón a través de la fe ciega y el miedo-.
- Alineación de clase; sí, aun las ideologías son luchas de clases -es una sujeción que la sociedad tardará en superar, puesto que el rico o privilegiado busca siempre liberalismo o conservación de sus privilegios y, el desgraciado o pobre, busca protección o aperturas de reparto o de amparo social-.
Religión o su jerarquía en comodidad inamovible -siempre impedirá la libertad de la mujer y es, además, una sujeción incontestable que se otorga a sí misma un poder o permanencia eterna; es muy difícil de vencer si se dogmatiza aún más sin autocrítica-.
- Desinformación por la acción mediática -sustituye  la razón, la ética y conciencia por el rumor, el bla-bla interesado y la frivolidad; sí, machacando diariamente en la formación de niños y de gran parte de la sociedad muy sugestiva, es una sujeción claramente peligrosa-.

martes, 4 de junio de 2013

De cómo te has beneficiado eludiendo ética:

- Con elogio injusto aprobando todo lo que es indigno o irresponsable -todos "hacen la pelota" y de eso sacas rentabilidad casi diariamente-.
- Con la sobreprotección -si dignificas más a unos que a otros, además de que es injusto, a unos los dejas en un estado de superiorioridad social en dignidad y a otros en ninguna-. Se sobreprotege a través de alineaciones y de complicidades, también de engrandecer a mediáticos.
- Con la indiferencia, dando de lado a la práctica de los valores éticos -con el callar consigues no tener muchos problemas o sufrimientos, con el consentir mucho abrigo social y, con la no denuncia o reprobación ética, que los crueles no vayan hacia ti en tu cobardía rentable-.

"se obsesiona demasiado por su ego"
Si lo injusto te da igual, la capacidad de mejorar es imposible.

lunes, 3 de junio de 2013

GENOCIDAS ESPAÑOLES DE LA COMUNICACIÓN

Todo genocidio se ha hecho a través de los medios de comunicación (la propaganda a la alineación nazi, la inducción a matanzas en Uganda, la exaltación nacional-excluyente en otras persecuciones genocidas, etc.); por lo cual son instrumentos esenciales para que se realicen las diferentes variantes del genocidio (exterminar a una parte humana de otra condición natural o ideológica).
Claro, se presentan como instrumentos de "comunicación" pero, precisamente, la comunicación racional o ética brilla por su ausencia o desprecio o está perseguida  y, por eso, se va desarrollando cada vez más una comunicación en evidencia cínica y perversa en machacar la capacidad de conciencia -revestida de buenismo por estrategia- que siempre llega a la misma meta: a la irracionalidad. ¿Qué han hecho miles y miles y miles de medios de comunicación para evitar -enseñando sensatez y cautela- la crisis? Pues... ¡nada! ¿Y para evitar grandes catástrofes del cambio climático? Pues... ¡nada!
Cierto, son un instrumento de PUBLICIDAD DE INTERESES, pero no de racionalidad; porque impiden radical o totalmente la racionalidad.
Sí, un arma es un  instrumento que no siempre se utiliza para matar pero, lo que es seguro, es que no se utiliza nunca para no matar: para la racionalización. Y algo así les ocurre a ellos que, por impedir racionalidad, la consecuencia segura es... irracionalidad -caldo de cultivo de una persecución o exterminio cualquiera-. El llevar a la extrema pobreza a muchos en el mundo es, objetivamente, un exterminio o el claro resultado de las acciones que se hacen
Delincuencias de reincidencia crónica
Ya, en la era digital, todos los antiéticos tienen su cadena televisiva; los que no tienen poder no, los indígenas que tan desprotegidos están no, los millones que viven en la miseria no, los que son ninguneados y pisoteados todos los días no, los que reclaman lo que les han robado tras pagar tanta hipoteca y quedarse -al final- sin dinero sudado y sin casa no, los niños prostituidos no, las grandes víctimas de la guerra no, sino únicamente los que tienen algún poder (dinero, secta, grupo amplio de fanáticos o de locos, un periódico de riquetes, los que son respaldados por recursos públicos, por integrismos religiosos, por bancos, por multinacionales, etc.). Y lo peor es que, el cien por cien de lo que dicen, es mentira total; o sea, precisamente lo que ellos llaman: "verdad" (ya llenísima de buenamierda para que así lo parezca).