------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

lunes, 30 de diciembre de 2013

Las religiones jamás han arreglado nada ni han hecho a los seres humanos buenos, ¿acaso los pueblos ya sometidos a una religión se han hecho buenos?  ¿Cuándo son más buenos, ahora o cuando eran solo  indígenas sin contagio de la resignación, del consumismo y de una expansión imperialista de las culturas?
Sí, las religiones dominantes siempre han dado alas al poder fríamente para justificar cualquier sometimiento y resignación; y no hay poder sin servirse de ellas para ser más eficaz en sus intereses.

sábado, 28 de diciembre de 2013

La mayoría de los derechos humanos siempre se enfrentan a su principal impedimento: a las leyes que cada Estado instala de una forma tendenciosamente nacionalista, ideológica o parcial.
O sea, ahí radica la INJUSTICIA misma de impedir los derechos humanos.

viernes, 27 de diciembre de 2013

A lo largo de la historia la verdad siempre se ha censurado, por intereses dominantes, mediáticos, chovinistas, por costumbres fijas o por aprovechados en una cultura impuesta.
El que tiene algún poder nunca retrocede, machaca hasta conseguir unos seguidores que rentabilizan mejor su machacar.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

¡Bienvenidos al espectáculo!, una gran parte de los recursos del planeta se los gastan en grandes fiestas, grandes loterías, grandes payasadas, grandes derroches de electricidad y de comida y de vida, para que sus intereses a través del dinero y de la mediación SE DICTEN. Y, para justificarlo, desde hace siglos, las mismas campañas espectaculares y egodirigidas contra el hambre, contra la guerra, etc., las mismas, las cuales seguirán igual y seguirán igual.
Una de cal y otra de arena, una de derroche y otra de caridad -que no falte una-, ése es el  espectáculo de la injusticia.
Lo peor no es que hagas injusticia, lo peor es que refuerces la injusticia -y la justifiques para largo tiempo-.
La crueldad todos la elaboran (basta de inocentismos), unos con perversos consentimientos, otros ciegamente valorando las mentiras y otros lamiéndo más los pies al poder -o a su alineación- sin condiciones. Siempre reconocen a conveniencias, a juego sucio.
Y al que juega limpio, solo construyendo, le pisotean hasta el alma.
Bastantes quieren erradicar las sinrazones sin tener en cuenta a la razón vaya paradoja!-; o a los que la demuestran o siempre se desviven por ella (así es, son objetivamente malnacidos destructores, pero utilizan poder para ponerse de santos, ¡ésa es la máxima crueldad!).

sábado, 21 de diciembre de 2013

El Estado no es nadie para decirle a una mujer  
cuándo y por qué debe ser madre. 
Una religión o una secta destructiva de provida no son nadie para decirle a una mujer cuándo y por qué debe ser madre.
Cada cual puede abrir puertas a la verdad o, por el contrario, cerrar puertas a la verdad; sí, con esto segundo se defiende solo sus intereses, y lo demás -en el fondo- le importa un pimiento.
Con las mismas sinrazones siguen y siguen algunos, fortaleciéndolas a través de poder, de mediación y de más poder. ¡Vaya tiranía!
En el poder decidir -de cualquier persona- se permiten todas las libertades y se permiten todos los derechos, ¡así de claro!  Cuanto más poder decidir, más libertades y derechos hay, y más democracia; otra cosa es engañar.
Y eso de forma igualitaria, en igualdad el hombre y la mujer, en igualdad el que es homosexual y el que es heterosexual; y el ser madre lo debe decidir la madre ante todo, no por la fuerza el Estado ni el violador, ¡así de claro!

viernes, 20 de diciembre de 2013

En el fondo, ningún gobierno deja su tendencia obsesiva por cumplir ciertos mandatos nunca políticos. Sí, deberían gobernar por derechos y por prosperidad igualitaria -no clasista o marginal-, pero gobiernan por estar por tal élite internacional, por religión y por instalar una disciplina propia -de rigor o de opresión contra disidencias- que trascienda por mucho tiempo.
En vez de no prohibir por religión -que eso es nada más que imponer-, pues dictan sus moralinas para... destruir.

jueves, 19 de diciembre de 2013

El bien nunca está de antemano protegido, sino siempre está por proteger; y, además, no hay garantía que lo proteja por seguro algún liderazgo o alguna institución.
Pero ¿qué protege por seguro al bien? Pues:
la protección al que demuestra y racionaliza,
la no indiferencia a los hechos y al aplicar la responsable y estricta razón sobre los hechos,
la no sobreprotección de una conveniencia o interés parcial,
la no alineación sin condiciones o sin exigencias autocríticas.
Si eres fanático indudablemente eres esclavo de las mentiras; y también si te crees lo que te dice el poder -siempre a porque sí, por tu obediencia ciega o sin hechos-, si fuerzas una postura solo con alguna sinrazón, si atiendes a lo mediático por tu egocentrismo del entretenerte o si desproteges a los que luchan racionalmente.
Entonces, siendo esclavo de las mentiras, nunca realmente ayudas a nada y nunca realmente solucionas el fondo de nada.
Siempre habrá una legítima y ética violencia: La que se utiliza por ley natural -en toda la naturaleza-, la que utiliza la madre por defender a sus hijos, la que utiliza cualquiera por no ser torturado y también cualquier ser humano por no ser esclavo  y por salvar sus mínimos derechos.
De lo contrario sería aceptar o ser cómplice del no reaccionar al auténtico mal.

martes, 17 de diciembre de 2013

ESQUIVAR LA VERDAD (maltratarla o aniquilarla):

Los que tienen las grandes responsabilidades esquivan la verdad y, luego -con lo significa eso de total crueldad-, exigen respeto, obediencia o lo que miserablemente les conviene.
Se esquiva la verdad mediante:
- utilizando de fondo un "todo vale" -por una finalidad interesada- con mucha hipocresía y buenismo demagógico,
- haciendo conducir todo -cualquier verdad- hacia lo que él cree verdad religiosa, económica o ideológica -con lo que aniquila de raíz la racionalidad y todas las verdades-,
- utilizando todos los recursos de censura -el no dejar espacio a la racionalidad- para que prevalezca su montaje de poder,
- alimentar las confusiones para que lo poco que él añada de seudoclaridad  tenga un valor -es un modo de imposición-.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Todo es MENTIRA en España; es la mentira per se, y no más. Si te hablan de algo, ese algo ya es mentira; si te hablan de respeto, siempre en total mentira, pues el respeto es exactamente lo contrario; y si te hablan de verdad, ¡escupe!, pues es lo contrario. ¡Todo es mentira!, pues jamás ha sido válida una razón, jamás ha sido válido un verdadero esfuerzo y jamás ha sido válida alguna mínima dignidad. Es escenario pillo, montaje, embalaje, cáscara, estupidez vendida con mucho poder y con todos los trucos posibles: vanidad de vanidades.
Y  como a ellos les beneficia, les da igual. totalmente igual, ¡que sufra quien no le beneficia! 

viernes, 13 de diciembre de 2013

El mundo no ha mejorado jamás por los buenistas o por esos que están seduciendo con buenas palabritas todo el día -por rentabilidad de protagonismo-, sino por quien se dio cuenta que la esclavitud era un error y luchó contra ella, sino por quien aclaró o demostró cualquier otro error y luchó contra él, sino por quien no se dejó llevar por los mediáticos prejuicios y por lo que los poderes -para su prioritario su interés- inculcaban.
¿Qué reconoces, la verdad o tu conveniencia?; porque, precisamente, uno de los enemigos de la verdad es tu conveniencia.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Todo lo que se sigue por muchos se hace pasar por cultura;  sí, y hay que considerar que las mentiras han tenido los mayores seguimientos de la historia.
Cierto, los recursos para que se acepte una mentira son muchos -por medio de incontables trucos, de poder y más poder-, los recursos para que se acepte una verdad son francos y muy limitados.

lunes, 9 de diciembre de 2013

¿Qué es ética o mínima sensibilidad o mínima conciencia? Pues exactamente lo contrario a lo que tienen los ultraterroristas y desalmados escritores españoles, ¡ojalá paguen hasta la última crueldad de las millones que hacen!
EXTERMINAR LA LUZ:

La luz del Sol siempre estará ahí, pero muchos no quieren verla -y además quieren exterminarla del conocimiento, del saber lo que existe-. Sí, se les ha dicho ya cientos de veces que una tradición no puede justificar una crueldad, pero ¡nada!, ellos  "a lo suyo", "se hacen los locos", la razón les entra por un oído y les sale por el culo:  ¡es el desprecio a la luz!, ¡el odio a la luz! porque se guíen por sus propias reglas -las que imponen-. Niegan la base: la luz.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Ningún poder -junto a sus lameculos- te dirá que tortura, que miente, que te utiliza para sus objetivos de poder, etc., sino otras cosas bien preparadas; y tú te las creerás -porque así lo has hecho hasta ahora-.

sábado, 7 de diciembre de 2013

Solo el que demuestra racionalmente, el que se ha enfrentado a una confusión aceptada durante siglos, el que ha señalado las causas de injusticias, el que ha desenturbiado, el que ha especificado las sinrazones, el que ha hecho ver o ha concienciado en mucho, sabe realmente cuáles son los esfuerzos titánicos que requieren la verdad; los demás nada.
El que busca el camino contrario, ya sabe rastreramente todas las pillerías de lo contrario y de quedar además como buenista, para + inri.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Lo peor no es precisamente que no quieras tú ser como una rata, sino que ya te han enseñado a actuar como una rata, y a no saber evitarlo.
Ya,  por no reconocer una realidad o una verdad, eres un corrupto; no es necesario algo más, eso es suficiente.
Los mediocres -pillos en adquirir o imponer poder- siempre eligen a otros mediocres como jurado para que valores bien su mediocridad. En definitiva, ellos siempre ganan a imposición y a miles de daños.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

En cuanto a estéticas o a bellezas, el diablo las puede crear -y perfectas-; pero el sentimiento no lo puede crear nunca el diablo o la impiedad.  ¡Esa es la diferencia y eso es lo que no puede el seudocreador y sus lameculismos!
Sí, el diablo te puede crear la estética que tú quieras!

lunes, 2 de diciembre de 2013

Al que le favorece la mierda -ése que ya tiene poder e imposición por tal favoretismo- va a hacer todo lo posible para que la mierda siga ahí, a todo pesar, a contrarremordimiento, a contraética y a contrarrazón -además con motivación interior: él se cree un gran buenismo que se inventa a su medida-.

Y fortalecen como si nada unos mecanismos mafiosos para que todo eso siga adelante. Por ejemplo, ¿durante cuánto tiempo la televisión valenciana ha estado sirviendo a lo no ético, alimentando tanta cultura y tanta información desvirtuada de lo que debía ser? Pues montajes literarios también se han hecho con lo mismo, aprovechándose al máximo -con graves consecuencias- de lo que no es cultura.
Pero como si nada ejecutan una crueldad conveniente -para ellos-.
Irracionalmente el que tiene un poder (literario, político, económico, social, mediático, militar, etc.) tiene miles de recursos para venderse como bueno -con la aprobación consciente, ingenuidad o consentimiento de la mayoría-; y el que demuestra razón y esfuerzos verdaderos no tiene apenas recursos -y gastándose los mínimos-, ayudas ni nada para seguir defendiendo la verdad. ¡Cuánto sufre éste!
¡Vaya barbarismo o terrorismo!