------Tu alma es lo que ayudas, y tu crueldad lo que impides

martes, 31 de mayo de 2016

Ninguna verdad debe estar supeditada a una mentira (pues dejaría de ser verdad) ni a ningún poder, sea cual sea tal poder (económico, político, mediático o de influencias, de dictado corporativista, de dictado institucional, de dictado tradicionalista, religioso, etc.) de instalar a contrarrazón algo; por eso, se ha de luchar contra cualquier mentira por muchos adectos-seguidores-vendidos que tenga, sí, sin darle un favor siquiera a una (o sea, un favor de dejarla pasar o de debilidad ante ella o de disfrazarla o de no descalificarla en coherencia ineludible a la precisa repulsa de lo antiético)
Las cosas como son; y ninguna verdad debe temer a alguna mentira, aunque a tal mentira la sobreprotejan miles de miles (sí, porque en suma esos van sobreprotegiendo al mal-sinrazón o a la mentira)
Si NO MALTRATAR a la naturaleza es una verdad como un templo, también NO MALTRATAR A LA RAZÓN lo es, ¡sin que por ética se pueda eludir esto jamás!
Si tú te atribuyes ser cristiano, no puedes darle las espaldas o no escuchar a Jesucristo (o a lo que dijo); más claro, si una flor se atribuye ser realmente flor (o no actúar a contraflor destructivamente o en engaño) no puede darle las espaldas al Sol o a la naturaleza; o aún más claro, como el agua, si tú precisamente dices que eres racional-ético, de ninguna manera puedes darle las espaldas al que demuestra razón (porque eso sería la máxima criminalidad diabólica en crueldad sin fin  o mal posible).

jueves, 26 de mayo de 2016

El mal tiene mil formas de pasar desapercibido o de pasar como bien; en eso ya está muy bien adaptado, y adaptado-apegado a la protección de cualquier poder para que sea "invencible". Eso es.
Valorar la indiferencia al bien por encima de la atención al bien-ética-razón es la definición exacta del mal. Valorar la sinrazón, el porque sí, la confusión o el dictado corporativista por encima del esfuerzo de la razón o de la probación racional  es la definición exacta del mal.
Los hechos los mueven intereses,  si tú partes desprotegiendo la luz, entonces todos los hechos que te salen ya son movidos por la oscuridad (que has elegido)

domingo, 15 de mayo de 2016

Los árboles siempre han de tener espacio en el bosque para que, el bosque, sea realmente (sin engaño ni trampas) bosque. Igualmente la verdad (o la probación racional) siempre ha de tener espacio en una civilización para que, tal civilización,  sea realmente (sin engaño ni trampas)  civilizada, no falsante, educada o ética.

Así es, el BIEN es ÚNICAMENTE el permitir ese espacio o el poner todas tus intenciones, acciones y recursos -sin excusas- para tal fin. Eso está más que claro y sin trampas; pero, en España, al esfuerzo racional -en coherencia- o a las reglas racionales o a probación real sin trucos no dejan ni la mínima parte de un milímetro
La coherencia (racional) tiene solo un camino y no quinientos, así que, el que haya descuidado ese jardín responsable-ético que no se le premie o se le proteja encima, porque eso es COMPLICIDAD. Y si de verdad ha de existir la justicia, primero no ha de existir que ellos salgan impunes de irresponsabilidad o corrupción ética. Más claro el agua
Si tú no colaboras con la naturaleza, la naturaleza se destruye por ti (pues una parte de ella actúa a contranatura, desequilibradamente contra ella); asimismo, si tú no colaboras con la razón, la razón (que es lo que hace funcionar-solucionar todo) se mata por ti, y en su lugar impones tú tus reglas a capricho-sinrazón-conveniencia parcial.
Impedir desequilibradamente a una estrella ser estrella (a contraluz o a contraorden) ya es impedirlas completamente a todas.

viernes, 6 de mayo de 2016

Si no dejas el paso a la verdad POR DARLE FACILIDADES O FAVORES A LA SINRAZÓN, ya todo lo que haces es OBJETIVAMENTE CRUELDAD siempre reforzando sus mecanismos o, con sus inevitables consecuencias, matar.

Tú no puedes atender lo mismo a Dios que al diablo, ¿lo entiendes ya? Tú no puedes atender lo mismo al que limpia -el bien- que al que ensucia -el bien-, ¿lo entiendes ya?  Tú no puedes atender lo mismo al que se rompe los huesos demostrando luz-razón que al que vil confunde  ¿lo entiendes, españo-monstruo?
Todas las acciones, objetivamente no requieren no más de cien esfuerzos, sí, excepto el demostrar luz-razón que es lo único que requiere miles de millones de esfuerzos (las renuncias cada segundo a privillegios de irracionalidad o de lo establecido,  el soportar miles de sinrazones y cada una con sus sobreprotegidos respaldos o cuchillos de mentiras en buenismo, también el resolver prejuicios -incontables- sabiendo que cada uno conlleva unos cientos arraigados a él, etc). Entonces, claro, por lógica, por alma o por juego limpio, le corresponderan a esos esfuerzos su debida proporcionalidad en compensaciones -a no ser que ellos tengan ya nazismo desarrollado hasta en los pelos, ¡asco!-.
Los errores -o las exigencias de la realidad- no dejan de existir porque se les ignore -ni jamás serán corregidos así si se les ignora-

jueves, 5 de mayo de 2016

Cualquier camino antes de empezarlo te exige el no cambiarlo para que lo termines o llegues a su destino leal y dignamente; sí, de lo contrario ninguneas al camino al incumplir tu palabra de que lo seguirías y, además, a ti mismo porque "arrojas la toalla" sobre los esfuerzos que requieren cualquier meta o lucha en la vida.

Los políticos, los escritores, etc. y sus métodos de valoración pueden ADAPTARSE al camino de la no-ética y sus resultados inevitablemente serán una buena fachada de premios y de trajineos megaeditoriales (que ya la da la ostentación-derroche del disfraz corrupto o no-ético) pero podrida por dentro.
La literatura o el arte tienen que ser libres, y no adaptarse a nada dominante que les dé viles ventajas frente a otro que lucha sin esos abrigos

miércoles, 4 de mayo de 2016

Lo único que garantiza la real aplicación de la ética por quien sea es el no eludir -bajo ninguna excusa, interés o pillería- sus prioridades. Sí, la realización -práctica- de la ética no es que tú digas que la realizas, que un grupo diga que la realiza o que un pueblo diga que la realizasino la demostración de que sus prioridades no se eluden -o que no te puedan demostrar que sí se eluden-
Por seguro, la prioridad aplicable es la base de su realización, puesto que no se puede salvar un mosquito si está antes una persona,

y no se puede proteger -en sociedad- jamás a nadie si está antes por proteger el que demuestra razón -porque la hace irrebatible con las reglas racionales-. Claro, tú deja de fumar y, luego, hablamos de salud; tú deja o permite vivir o dignidad al que demuestra razón y, luego, hablamos de razón. Permite al fin. 

Permite luz y, entonces por tal tolerancia o "dejar vivir a la luz", hablaremos de luz; permite razón y, luego, por tal "dejar vivir a la razón" hablaremos de ella. El permitir es el no eludir, así es, por el cual eludes su existencia misma o su proteccionismoSi "lo que aplicas" por ética no es eso, pues entonces tírala o fusílala, es netamente "nada" llena de todo.. el engaño.

martes, 3 de mayo de 2016

Repudio,  ¡sí!,  frontalmente al que le da las espaldas al sufrimiento  de un ser humano o de un ser vivo (porque ése jamás atenderá o defenderá nada ético ni lo sembrará). En suma, repudio al que le da las espaldas al que demuestra la verdad (sin poder, sino solo con reglas racionales) por otra cosa que él justifica antiéticamente.
"Por dinero esquivas mucho bien todos los días, por ego esquivas reconocer injusticias, por dejarte llevar por aficiones, fanatismos y tonterías fusilas muchas construcciones y verdades cada instante de tu vida". Sí, justificar la sinrazón (que con probación haces tú, español, cada minuto) ya es objetivamente matarlo todo. Claro, primero se te tiene que condenar a ti y, luego, a cualquier asesino (porque éste solo hace un daño, tú miles como infinito nazi o terrorista contra el bien)

domingo, 1 de mayo de 2016

Solo quienes instalan confusiones en la sociedad instalan asimismo las más graves consecuencias de crueldad o de injusticia. Una confusión es el anteponer el gusto, el capricho, el fanatismo o la sinrazón a lo correcto o a lo sensato -algo que queda pospuesto a las pancartas de  cualquier dirigido y sobreprotegido porque sí-.
Y jamás un campesino o un carpintero han instalado alguna confusión, sino intelectuales que se sirven de cada sinrazón -en vez de cambiarla-embaucadores, a doble moral, aprovechados de tal corrupción 
La mente de los escritores españoles es igual a la de los genocidas, exactamente igual, porque funciona igual, a total imposición impidiéndolo todo (claro, menos lo nazi de ellos).  Jamás saben ni reconocen el verdadero esfuerzo (como ellos no lo realizan, pues nunca lo valoran; y lo exterminan mejor, perfectamente en sus trajineos objetivamente antiliterarios, inhumanos y de negocios).
El mundo siempre ha sido perfecto sin ningún mal y feliz, hasta que estos ultraterroristas aplican los peores horrores e injusticias posibles (exacto y sin duda, si tú destruyes a los únicos que pueden hacer el bien o al bien mismo, estás destruyendo el bien de todo el infinito).