--------------Cuando no se le ayuda a la verdad, la mentira se impone (y sus daños).

jueves, 20 de julio de 2017

Tras tanto demostrar y demostrar siendo leal a la verdad y a su único camino (el que no admite mentira), bien claro lo tengo ya racionalmente, eso es: el malo o el que destruye siempre quiere, sí, con mayor o menor conciencia e irresponsabilidad, impedir al bien, por medio de un "bien arbitrario o tramposo" que a él le conviene (o sea, que a él le da privilegios y a otros se los quita). Por eso, jamás se mueve (con hechos que lo prueben) por la verdad (la cual en el fondo detesta porque desmontaría sus privilegios), sino por una confusión-incoherencia que diariamente practica: dice ver documentales de la 2 y no los ve, dice amar a la verdad y jamás ayuda al que demuestra verdad, dice ser solidario y lo tiene todo podrido de injusticias directamente creadas por él, etc.
El caso más famoso actualmente, es el caso Trump; pues todo el mundo sabía su machismo y su irresponsabilidad con los inmigrantes (racismo) y, sin embargo, la mayoría lo votó. Entonces el "bien" tramposo supo ganar (o destruir) y perdió lo limpio o la verdad.

3 comentarios:

José Repiso dijo...

En cuanto tú impidas la verdad de alguna manera (y la más frecuente es desproteger al que la aclara-demuestra), ya eres tú objetivamente la misma esencia del mal, sí, hagas lo que hagas con la cortina de humo de tu "buenismo" embaucador o acaparando muchos espacios públicos que ya eso es robárselos a lo que les corresponde o sacando provecho de tu arrimarte a uno u otro poder sin responsabilidad ni respeto al mismo bien.

José Repiso dijo...

Objetivamente, SIEMPRE PARA EL QUE TRIUNFA EN ALGO (que para ello es casi obligatorio servir a uno u otro poder, buscar lectores o condescendientes a los que no se les puede incomodar en nada para no perderlos -siendo ya eso corrupto o juego sucio) LE MOLESTA LA VERDAD y, por eso, absolutamente siempre la impide. A total probación es eso así.

Triunfar en las infraestructuras de los intereses establecidos por los poderes (ahí se usan sus beneficios) es siempre prescindir de la verdad, evitarla.


Y aquí no existen nunca excepciones (porque los que dijeron la verdad jamás triunfaron, jamás), Sócrates, Jesucristo, Galileo, etc, en probación vivieron absolutamente humillados y molestos para los aprovechados de sus épocas.

José Repiso dijo...

Jesucristo fue perdedor(nunca ganó en vida) y el diablo fue ganador-
Cualquier dictador fue ganador, el bueno siempre es perdedor ante APROVECHADOS.

SE APROVECHA siempre ese que usa mentiras para vencer del que no,
ese que usa armas del que no,
ese que usa situación de poder del que no.

SE APROVECHA ese que usa la condescendencia a la retórica dominante y premiada (a la que no molesta)del que no,
ese que usa a las víctimas de algo.

SE APROVECHA siempre ese que usa todas las mediaciones y espacios del que no (al que han dejado ninguneado y triturado),
ese a silencio cómplice.